Escudo de la República de Colombia
A- A A+

Los residuos se clasifican principalmente según el potencial para ser aprovechados una vez generados y la peligrosidad de sus componentes. En la Sede Medellín utilizamos la siguiente clasificación.

 

• Residuos aprovechables reciclables: Papeles, cartón, vidrio, vasos plásticos, botellas PET, metales, cubetas de huevos, revistas, cuadernos. Solo se pueden reciclar si se entregan limpios o por lo menos secos.


• Residuos aprovechables biodegradables: Restos de comida, cascaras de frutas y verduras, residuos de jardín.


• Residuos ordinarios: Empaques de mecato en general, las envolturas de los alimentos (bolsas de leche, empaques de carnes frías, papel aluminio), los empaques de artículos de papelería. Barrido y otros materiales inertes. 


• Residuos peligrosos: Según el Ministerio de Medio Ambiente, “es aquel residuo o desecho que por sus características corrosivas, reactivas, explosivas, tóxicas, inflamables, infecciosas o radiactivas puede causar riesgo o daño para la salud humana y el ambiente. Así mismo, se considera residuo o desecho peligroso los envases, empaques y embalajes que hayan estado en contacto con ellos”. Decreto 4741 de 2005.


• Residuos especiales: Son residuos que reciben tratamientos especiales por parte de los fabricantes de los productos como una forma de mitigar el impacto ambiental negativo de su residuo y también para reciclar algunos materiales, en lo que se denomina planes postconsumo. Algunos residuos que reciben este manejo son:

  • Medicamentos vencidos. Los medicamentos no son residuos ordinarios y no se disponen ni en el relleno sanitario ni en el alcantarillado. En el bloque 50 A (Sección Salud de Bienestar Universitario) se encuentra el punto de acopio.
  • Pilas de celular, calculadora, de radios, linternas. Las pilas contienen metales pesados y líquidos corrosivos. Los fabricantes las utilizan para obtener materias primas. En la Biblioteca Efe Gómez y en los bloques M3 y M7 se encuentran tres puntos de acopio.
  • Residuos y aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). En esta categoría se incluyen: computadores, impresoras, scanners, fotocopiadoras, televisores, teléfonos móviles y celulares, neveras, microondas, equipos de refrigeración y leds, entre otros. En la Universidad, los bienes inventariados son dispuestos a través de la Sección de Inventarios quien tiene convenio con una empresa con licencia ambiental para la disposición de estos residuos. Los bienes de este tipo no inventariados pueden ser llevados al acopio de RAEE ubicado en el bloque 16. 
  • Baterías de vehículo. Estas deben ser devueltas al fabricante. En la Universidad la División de Logística es la encargada de gestionar la disposición de estos elementos. 
  • Cartuchos tinta de impresora. Es un residuo inflamable. Deben empacarse en bolsa roja y etiquetarse. En este momento son gestionados como residuos peligrosos a través de la Oficina de Gestión Ambiental. 
  • Lámparas fluorescentes, bombillos incandescentes y bombillos ahorradores. En ningún caso deben ser rotos pues contienen gases nocivos. Se deben embalar debidamente para evitar que se rompan en el transporte. En la Universidad la Sección de Mantenimiento es la encargada de su disposición. 
  • Llantas de caucho. Se entregan a algunos proveedores quienes gestionan el tratamiento y disposición final con terceros que deben estar autorizados con licencia ambiental vigente y que deben entregar a la universidad la descripción del tratamiento y los certificados de recibo. En la Universidad la Sección Transportes en la encargada de su disposición. 
  • Elementos de madera. La madera no es recogida en las rutas de residuos ordinarios. Existen algunas empresas que la reciben para transformarla. En la Universidad la Sección de Mantenimiento la convierte en aserrín para entregarla a una ruta especial. 
  • Escombros. Los escombros deben ser dispuestos en escombreras autorizadas y su disposición debe ser siempre incluida en cualquier contrato de obra civil sin importar su tamaño. 
  • Aceites de cocina. Este nunca debe ser dispuesto en el alcantarillado. En la Universidad se recogen los aceites de los restaurantes y cafeterías y son entregados a empresas que lo utilizan para elaborar biodiesel.